Las vallas metálicas en Valencia no constituyen un mero adorno en las fachadas de las casas o en la entrada de los jardines y parques: el enrejado ha llegado a constituirse como un elemento arquitectónico. Es decir, no se trata tan solo de añadir belleza, sino de integrarlo en la construcción. De forma que las formas, el color, las rejas o vallas e, incluso, el material utilizado se combinen para conseguir una construcción elegante. Además, no podemos obviar su función como elemento de protección. 

Las primeras vallas de barrotes evolucionaron artísticamente en la cerrajería y en la herrería y llegaron a formar figuras y formas muy distintas. Aunque en la antigüedad empezó usándose el bronce como material principal con el objetivo de proteger los templos de culto, Roma expandió la utilización de la reja o valla de hierro para prisiones, anfiteatros y circos.  

Actualmente, la función de las vallas metálicas en Valencia, como hemos mencionado anteriormente, puede ser doble: como elemento de seguridad, por una parte, y como adorno. Igualmente, los modelos varían según vayan a ir ubicadas en el interior –de pequeñas dimensiones– o en el exterior de la casa –vallas de gran tamaño–. Y también según la localización exacta en la casa, puesto que podrán variar en, por ejemplo, los materiales empleados, en el sistema de instalación o en el de uso.

A pesar de que en la actualidad las vallas han pasado a un segundo plano y se han convertido, en la mayoría de las ocasiones en un elemento más bien práctico y de seguridad, todavía podemos encontrar vallas con formas muy originales y totalmente integradas en el resto de la construcción.

En Marbarca Matriceros S.L te ofrecemos los mejores consejos sobre el tipo de valla más adecuado para tu hogar, además de materiales de gran calidad y profesionales con años de experiencia en el sector.