La seguridad es un punto fundamental en cualquier vivienda. Por eso son muchas las personas que buscan unas puertas blindadas para ofrecer una mayor protección en su casa. Para elaborar esas puertas son necesarias unas chapas especiales, las cuales nos encargamos de fabricarlas talleres de matricería de Valencia como el nuestro.

Normalmente las chapas que se incluyen en el interior de las puertas blindadas son de acero y tienen un espesor que puede variar en función de la protección que busquemos. Puede ser de 1,2 o 1,5 milímetros, o incluso mayor. El objetivo siempre es ofrecer una mayor consistencia a la puerta. Además, el cerco se refuerza con otra chapa de acero que también puede variar en su espesor en el lado de la cerradura.

Como es lógico, esta chapa ocupa la práctica totalidad de la puerta, para no dejar por arriba o por abajo algún espacio desprotegido. Eso, combinado con una cerradura de gran seguridad y resistencia, hace de estas puertas unas de las más seguras del mercado.

Así se consigue una gran resistencia contra el apalancamiento, o incluso contra la extracción de la propia cerradura de la puerta en cualquier intento de acceder al interior del inmueble. Hoy en día es posible instalar unas chapas de protección en puertas que no las tienen.

Si quieres mejorar la seguridad en la entrada a tu casa te recomendamos que busques unas puertas blindadas. Entre los talleres de matricería de Valencia el nuestro se encarga de la fabricación de las chapas para dichas puertas.

Pero en Marbarca Matriceros también realizamos otro tipo de trabajos, como la fabricación de pernios, aparcabicis, vallas de forja o de colores para parques infantiles, etc.